Redacción

Técnicas de Productividad: Cómo escribir más y perder menos tiempo

Técnicas de productividad redacción y escritura

Yo también odiaba sentir que invertía 2 horas en escribir un párrafo que no pasaría la edición final. Peor que eso, odiaba a muerte no escribir nada en lo absoluto y refugiarme en excusas como “no tengo tiempo”,”estoy muy cansado como para sentarme a escribir“, o mi favorita “hoy me siento bloqueado”.

Hace años que no uso esos pretextos y en parte se lo debo a las 3 técnicas de productividad que compartiré contigo más abajo. Reconozco que no son los métodos más ortodoxos dentro de la redacción o la escritura (sobre todo la última técnica).

Estos truquillos personales los he aprendido de escritores consagrados como Ann Handley o de empresarios disruptivos como Russel Brunson. Los he adaptado a mis necesidades y te invito a que hagas los mismo con los conceptos que comento leerás a continuación 🙂

¡Empecemos!

En este video te hablo largo y tendido sobre productividad y bloqueos creativos. ¿Ya lo viste?

 

Técnica Pomodoro

Técnica de pomodoro

La técnica Pomodoro es con holgura la técnica de productividad más conocida dentro de la redacción. Esta técnica consiste en trabajar por bloques de tiempo predeterminados e intervalos cortos de descanso.

Aunque nuestros cerebros son poderosos, su capacidad para mantener la atención disminuye gradualmente mientras nos concentramos en una actividad.

La técnica del Pomodoro ayuda a nuestro distraído e improductivo cerebro a concentrar su atención en una tarea ÚNICA durante el tiempo suficiente hasta alcanzar un buen ritmo de trabajo, pero no durante demasiado tiempo como para causar desgaste, aburrimiento o cansancio.

Cómo aplicar la Técnica del Pomodoro

Los más principiantes deberían iniciar con 25 minutos de escritura o redacción intensa alternados con 5 minutos para descansar, atender las distracciones y asegurarse de que la cocina no está en llamas.

Los más experimentados pueden intentar escribir durante 30, 40 o hasta 50 minutos continuos, pero no más allá. Tampoco se recomienda tomar descansos menores de 5 minutos. La idea es hacer que tu cerebro encuentre un ritmo de trabajo ideal sin agotarlo.

Estás tratando a tu cerebro como si fuese un músculo más: entras a tope con ejercicio intenso, pero siempre tomas descansos controlados para evitar lesiones.

Asegúrate de aislar cualquier fuente de distracción que se te pueda ocurrir, en especial el móvil y las redes sociales. ¡Evita la tentación de revisar tus notificaciones!

Cuándo usar esta técnica

Como cada técnica de productividad tiene sus ventajas y desventajas, te conviene diferenciar cuándo usar cada una. Mi recomendación es que uses la técnica del pomodoro para aumentar tu productividad mientras escribes textos cotidianos, rutinarios o pesados, siempre que sean de poca complejidad.

¿A quién la recomiendo?

La recomiendo especialmente para personas que no están acostumbradas a largas jornadas de redacción frente al computador o cuya atención suele divagar mucho ante pequeñas interrupciones.

Comprometerte a cumplir los tiempos predeterminados de trabajo y descanso te ayudará a refrescar tus pensamientos. Las distracciones serán atendidas sólo cuando sea posible y necesario.

Ventajas

  • Sencilla de aplicar.
  • Adaptable a la circunstancia y tu capacidad actual de redacción (funciona para novatos y expertos).
  • Excelente para afrontar cargas pesadas y trabajar jornadas largas.

Desventajas

  • Trabajar de forma cronometrada puede generar estrés, ansiedad o presión.
  • Si no se establecen los tiempos de trabajo adecuados, este técnica puede interrumpir el proceso creativo y la formación de ideas cohesionadas.

La Ley de Pareto: 80/20

pareto

La ley empírica más popular que conozco: el 20% de lo que haces genera el 80% de los resultados.

Si es la primera vez que la escuchas, suena a disparate, pero te aseguro que ejemplos prácticos sobran. Hace poco me di cuenta de un ejemplo que me llamó mucho la atención: las aerolíneas.

Imagina que vas en un vuelo Nueva York – Londres en clase turista. Es un vuelo largo, así que vas en un avión de tamaño respetable, quizá con unos 240 asientos de clase turista, y otros 60-70 asientos para la clase ejecutiva y la primera clase.

Al momento de escribir esto, un boleto de clase turista en esta ruta ronda £600, mientras que el boleto ejecutivo está cerca de £5,500 .

Ley de Pareto Productividad

La matemática es sencilla:

240 personas x  £600 = £144,000

x 5,500 = £385,000

Total = £529,000

Sin entrar en más detalles, entendemos que más del 70% de los ingresos de la aerolínea en esa ruta la generan cerca del 20% de sus pasajeros.

La próxima vez que vayas en clase turista y te sirvan un almuerzo frío o no tengas espacio para estirar tus piernas, recuerda que sólo estás ahí para llenar el avión: la ganancia está en otro lado.

Cómo usar la ley de Pareto para aumentar tu productividad

Hace poco empecé a usar este enfoque para mejorar mi productividad en la escritura. Entendí que dentro de mi “proceso creativo”, hay un 20% que es crucial para concebir cerca del 80% de mis textos: la investigación y la planificación.

Te explico por qué.

La investigación es la raíz de casi todo lo que escribo. Cuando entiendes de qué estás hablando y tienes suficiente información para comunicar tus ideas con propiedad, escribir un buen texto es un resultado casi inevitable.

¿Sabes qué es complejo? Escribir algo bueno cuando no tienes idea de qué estás hablando o no tienes un argumento sólido para comunicar tus ideas de forma convincente.

Luego está la planificación, y es que nadie alcanza un objetivo sin antes proponérselo. No tienes que ser muy metódico para planificar tu texto, simplemente pregúntate:

¿Cómo quisieran mis lectores leer sobre este tema? ¿Cuál es la forma ideal de presentar las ideas?

Intenta pensar en estructuras y estilos. Hay ideas que se transmiten mejor a través de las historias, del storytelling, de los casos de estudio; otras a través de “listicles”, de guías o de comparativas. Aquí hay unas 20 ideas de posts distintos para hablar sobre el mismo tema.

Si puedes visualizar el texto culminado en tu mente antes de empezar a escribir, las palabras fluirán sin problemas.

Cuándo aplicar esta técnica

Al contrario de la técnica Pomodoro, te recomiendo usar la ley de Pareto para abordar textos cortos donde discutas ideas complejas o adoptes un enfoque académico: contrastes de ideas, demostración de una hipótesis, uso frecuente de fuentes bibliográficas, etc.

No es para todo el mundo

Para usar esta técnica de productividad debes cumplir 2 requisitos: ser una persona analítica y tener experiencia intermedia con la redacción.

Usar la ley de Pareto de esta forma exige un conocimiento profundo de tu proceso de escritura, que es distinto al mío y al de todos los demás. Tu 20% no necesariamente se relaciona con la investigación o la planificación, pero eso es algo que solo tú conoces.

Intenta mirar tu metodología de redacción desde una perspectiva externa e identifica cuál es tu motor indispensable, ¿cuál es tu 20%?

Ventajas

  • Te permite identificar cuáles hábitos y acciones están generando el mayor beneficio.
  • Ahorras tiempo y esfuerzo en actividades poco productivas.
  • Ideal para abordar textos cortos con mucha argumentación.

Desventaja

  • Poco recomendada para principiantes, pues identificar y entender tu propio proceso creativo toma tiempo y experimentación.

Técnica de Penitencias y Recompensas

¿Que pasaría si cada fin de semana que no cumples tu meta de redacción tuvieras que pagar 20 euros? Además del lloriqueo, de lamentarte y desmotivarte cada vez más, también perderías 20 euros. Suena terrible, y precisamente por eso es que esta técnica funciona.

A veces no es suficiente saber que debemos o “queremos” hacer algo. De vez en cuando necesitamos un incentivo tangible, un látigo que nos persiga o una zanahoria en nuestras narices empujándonos hacia adelante.

La técnica de penitencias y recompensas tiene ambas cosas.

Cómo aplicar esta técnica de productividad

Encuentra un amigo que también necesite aumentar su productividad y llega a este acuerdo con él: establezcan metas semanales de productividad, algo medible, como escribir 3,000 palabras o ir al gimnasio 3 veces.

Durante el fin de semana, revisen si ambos cumplieron sus metas personales: quien no lo haga debe pagar 20 euros al otro. ¡Repite el proceso hasta que culmines ese texto que sigues procrastinando o alguno de los 2 quede en banca rota!

¿Por qué funciona esta técnica que parece más un juego entre compañeros de apuestas? Porque la competitividad y el dinero estimulan lo más primitivo de nuestro ser.

Es como inyectar adrenalina en tu cerebro.

Comprometernos con nosotros mismos y fallar es algo que hacemos a menudo, a veces sin castigo aparente. Esta técnica resuelve eso: ahora no sólo estás comprometido con otra persona, también comprometiste tus finanzas.

¿Cuándo usarla?

Por obvios motivos, lImítate a usar esta técnica sólo cuando trabajes en textos y proyectos personales que sigues dejando para luego, como crear tu web, por ejemplo.

La solución para tu falta de motivación

Si has intentado de todo para motivarte a escribir más, pero sigues abandonando a mitad de camino, este enfoque es para ti. Lo importante no es tu experiencia con la escritura, sino tu nivel de motivación.

Ventajas

  • Como te comprometes con otras personas y añades un premio tangible, encuentras nuevas formas de cumplir tus metas a toda costa, incluso descubriendo nuevos métodos de trabajo.
  • Identificas y entiendes cuáles son las verdaderas prioridades. El trabajo bajo presión te dará un enfoque pragmático para decidir qué es importante y qué debes desechar inmediatamente.

Desventajas

  • Trabajar bajo presión constantemente puede aumentar la productividad, pero también el estrés.
  • Escribir con tiempos de entrega cortos puede atentar contra la creatividad y la calidad de los textos.

Ahí las tienes, mis 3 técnicas de productividad personales. Úsalas como rueditas de aprendizaje en una bicicleta hasta que construyas la suficiente confianza y destreza para escribir 1,000 palabras sin darte cuenta.

¿Has intentando aumentar tu productividad con algunas de estas técnicas? ¿Conoces algunas similares que quisieras compartir? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Nos leemos en otra.

César.

Convierto sitios web ignorados en Rockstars de la web con el poder de las palabras. Co-fundador de Club of Writers, vivo para combatir los textos aburridos con un gancho al hígado y mucho Copywriting. Amante del fútbol, la cerveza y cualquier lugar donde haya ambas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *